diciembre 18, 2020 by admin 0 Comments

Conserva el espíritu emprendedor en los niños

Emprendedor: la palabra de moda, no es algo nuevo. Es cada vez más evidente la necesidad que hay en México de empresarios comprometidos con el bienestar del país y el desarrollo social, también vemos que México es un país emprendedor, hay ideas de negocios por todos lados y una gran creatividad, pero ¿qué pasa que muchos negocios no duran más de dos años o se quedan a nivel de economía informal?
Emprender significa: “Empezar algo”. Como niños, todos somos emprendedores, inventamos juegos, creemos que todo es posible, observamos y soñamos; al crecer, vamos perdiendo la capacidad de observar, dejamos de soñar y encontramos argumentos racionales para justificar que algo no es posible.
Hay quienes, al buscar emprender, de inmediato hacen un plan de negocios, esquematizan sus ideas y se concentran en temas como la búsqueda de capital; incluso cambian sus ideas por otras “más rentables” olvidándose de su sueño; muchas veces apoyados por consultores que los ayudan a racionalizar el sueño y a buscar negocios “viables”.
Por fin llega el momento de abrir los negocios, todas las esperanzas están puestas en estos, pero pasan algunos meses y los resultados económicos no son los que estos nuevos emprendedoresesperaban, se desesperan y regresan a un esquema conocido: el del empleo. Así abandonan su sueño.
Otros emprendedores tienen una idea y buscan la forma de llevarla a cabo, luchan por conseguir el capital o invierten lo que tienen con tal de seguir su sueño, no se detienen a pensar en el plan de negocio o en las utilidades que un día tendrán, es el sueño el que los mueve, la pasión por lo que están haciendo se convierte en un motor a prueba de todo y es así como empiezan a operar. Unos les dicen que la idea no es viable, que no se precipiten, que cuiden los números o que se dediquen a otra cosa, pero estos emprendedores no claudican, reinventan su negocio día a día y visualizan el éxito… saben que un día llegará.
En medio de su lucha descubren la necesidad de documentar su idea y surge el plan de negocio, van necesitando capital y mueven cielo, mar y tierra por conseguirlo, todo antes que cerrar…
El primer ejemplo podría llamarse: Adultos emprendiendo. El segundo ejemplo podría llamarse: Niños emprendiendo.
¡Emprender es cosa de niños!
Los empresarios exitosos no dejan nunca de soñar y trabajan arduamente por alcanzar sus sueños.
Como adultos, tenemos que encontrar dentro de nosotros a ese niño emprendedor que fuimos matando al crecer, al cuadrarnos a una sociedad que a veces no nos permite soñar…
Los niños ya son emprendedores, sus ideas están en todo, empiezan cosas nuevas a cada momento, observan y creen que pueden lograr todo lo que se proponen, desde ser un súper héroe hasta construir una nave espacial.
Si queremos que esos niños sean adultos exitosos, que sepan defender sus ideas y luchar por alcanzar sus sueños, debemos permitir que los niños emprendan, ya sea negocios, juegos o actividades para recaudar fondos.
Para conservar el espíritu emprendedor en los niños, debemos estimular su creatividad, fomentar su autoestima y ayudarlos a alcanzar sus sueños.
Creer en ellos ayuda a que crean en sí mismos y elogiar sus ideas hace que ellos valoren su trabajo. Permitir que tomen decisiones, se equivoquen y rectifiquen, se caigan y se levanten, los convertirá en adultos fuertes y seguros de sí mismos. Ellos se encargarán de emprender, desde ahora o en el futuro.

Por Mary Carmen Cabrera Cisneros, Directora General y creadora de BusinessKids, primer modelo de emprendimiento infantil a nivel mundial.

Fuente: https://www.kidsemotion.com.mx/
Podría interesarte: niños frente a las crisis económicas

noviembre 5, 2020 by admin 0 Comments

Los 4 tipos de sistemas de producción

Producir significa hacer o elaborar un producto por medio del trabajo; es decir, empleas toda tu energía o la de un equipo de personas para crear algo a partir de materiales o de sustancias, ya sean naturales o artificiales, llamadas materia prima, que se transforman para hacer eso que será tu producto. Podemos producir de diferentes formas:

Producción manual o artesanal

Prácticamente todo el trabajo lo hacen personas que usan herramientas o maquinaria simple, pero la mayoría del trabajo se hace a mano.

Producción industrial

La mayor parte del trabajo es realizado por máquinas, aunque hay personas llamadas operarios que son quienes operan esas máquinas. La producción industrial puede ser automatizada , esto significa que se utilizan sistemas computarizados para controlar la producción y hasta robots que hacen el trabajo de los operarios. Cuando diseñas un producto pero no quieres producirlo tú mismo, puedes acudir a la subcontratación , que significa darle a alguien todo tu know how para que fabrique tus productos. De esta forma, tú no inviertes en maquinaria pero eres dueño de tus diseños, mismos que se fabrican de acuerdo a tus especificaciones.

Bajo pedido

En este sistema se empieza a trabajar después de haber recibido el pedido del cliente y no hay estandarización, sino un trabajo a medida de acuerdo a lo que el cliente requiera. Suele emplearse cuando se hacen poquitas piezas o incluso una sola unidad de algo y es común que una persona lleve a cabo todo el proceso.

Producción por lotes

En la producción en serie el trabajo se realiza en forma secuencial y se basa en una línea de producción.

Conforme se termina el trabajo en un producto, éste se pasa a la siguiente etapa sin esperar a que los demás productos estén listos para ésta. De esta forma los productos van avanzando formaditos y en cada etapa se van completando hasta que están listos.

Se usa cuando se fabrican muchos productos iguales. En este tipo de producción se debe calcular cuántos productos se podrán vender en un período determinado y se usa para producir muchas piezas. Ahora que conoces los diferentes sistemas de producción,

¡Estás listo para empezar a producir!, Pues ya puedes elegir cómo quieres hacerlo. Para poner en práctica lo aprendido, coloca el nombre de cada sistema de producción bajo la foto que ejemplifique dicho sistema.

 

¡Inventa un producto!

Ahora que has aprendido acerca de los diferentes tipos de producción, ¡es tiempo de que comiences a hacer el tuyo!

Dibuja tu propio producto y escribe qué tipo de producción usarías para realizarlo. En este juego no hay respuesta correcta o incorrecta, ¡todo depende ti! Y de cómo quieres producir tu producto para lanzarlo al mercado.

¿Quieres ser un niño emprendedor?

Inscríbete a nuestros seminarios y / o curso de BusinessKids o BusinessTeens.